El pasado 29 de diciembre se realizó en el Cerro, el lanzamiento de la instalación de 319 cámaras de vigilancia que se instalaron en barrios del oeste montevideano. El evento contó con la presencia del ministro del Interior, Eduardo Bonomi y el alcalde del Municipio A.

Se anunció además, la incorporación de 500 efectivos, los que se sumaron a los 1.000 que hay en la actualidad, en el Programa de Alta Dedicación Operativa (PADO), "el grupo de información táctica y análisis estratégico de la cartera", así lo aseguró el ministro del Interior, Eduardo Bonomi.

El sistema de videovigilancia prevé completar la instalación de 6.500 dispositivos, de los cuales 3.300 serán dentro del área metropolitana.

El proyecto incluye la instalación en todo el país y un centro de monitoreo en el que se concentra la visualización de todas ellas, ubicado en la sede de la Guardia Republicana, en Montevideo.

Al respecto, el jerarca, explicó que, "el objetivo fue instalar unas 15 cámaras por día desde el pasado mes de octubre, período en el cual se colocaron un total de 800, por encima de lo previsto inicialmente". Y añadió. "Vamos por la cuarta parte de lo que tenemos comprometido instalar".

En lo que refiere a la zona oeste, Bonomi afirmó que además de las recientes 319, en los próximos meses se instalarán otras 40 en la zona de la Fortaleza del Cerro, "para dotar de mayor seguridad a este paseo turístico". Según el jerarca, la videovigilancia urbana es una de las bases de la estrategia de esa cartera, junto con el PADO y las reformas legislativas para lograr las metas de reducción de delitos contra la propiedad.

Cada uno de los dispositivos dispone de un software que advierte sobre diferentes comportamientos definidos, como el cambio de velocidad de vehículos o personas o merodeos sospechosos, que un visualizador confirma posteriormente. Algunos dispositivos incluyen sistemas de reconocimiento de la placa de matrículas de vehículos y se complementan con la información de vehículos requeridos del Ministerio del Interior.

Las cámaras están ubicadas en puntos estratégicos de la zona metropolitana de Montevideo, que abarca zonas fronterizas de Canelones y San José, controlan todo el flujo vehicular y transmiten la información a las bases de datos para su cotejo y emisión de alertas.

Según el Ministerio del Interior, el sistema de videovigilancia permitió desde 2013 un descenso de 80 % de los hurtos y de 73 % de las rapiñas en el barrio Ciudad Vieja.

Este año, a través de una licitación internacional, el ministerio adquirió 3.300 cámaras más para Montevideo, Canelones y San José, proyecto que insumió una inversión de 19,5 millones de dólares.